(Español) Ampliación del Recinto Ferial de Valencia

(Español) Valencia, 2000-2003

Ficha técnica

(Español) Propiedad(Español) Feria de Valencia
(Español) Proyecto constructivo y asistencia técnica(Español) Cesma Ingenieros
(Español) Constructora(Español) 1ª Fase UTE FCC - Lubasa - Pavasal
2ª Fase ute ACS - Ferrovial Agromán
(Español) Arquitectura(Español) Áreas Ingeniería y Arquitectura

(Español)

Feria Valencia cuenta con el mayor recinto ferial de España y uno de los mayores y más modernos del mundo gracias a la ampliación llevada a cabo entre los años 2001 y 2004. La ampliación del recinto ferial de Valencia está formada por ocho pabellones de exposición conectados entre sí por medio de calles interiores en forma de cruz en planta que constituyen el acceso al recinto, sirviendo de conexión entre pabellones. En total suman una superficie total de 420.000 m2, distribuidos en ocho niveles de forjado.

La tipología estructural adoptada en cada forjado es la más adecuada en función de su geometría, altura sobre rasante, nivel de cargas y facilidad constructiva. El reducido plazo de ejecución, marcado por la necesidad de abrir progresivamente pabellones para aprovecharlos en la celebración de exposiciones, exigió la adopción de soluciones prefabricadas o mixtas. Para los forjados bajo rasante, la solución de hormigón prefabricado vino impuesta por la normativa de protección contra incendios y se resolvió por  medio de un forjado de vigas prefabricadas continuas sobre las que apoyan placas alveolares prefabricadas. Por encima de la rasante, al reducirse la exigencia frente a la estabilidad al fuego, se pudo adoptar una solución mixta, cuyo menor peso frente al hormigón facilita su montaje en alturas importantes y presenta además la ventaja de poder construirse en cualquier orden una vez se ejecutan los pilares y pantallas. El primer nivel se resolvió por medio de un entramado mixto con vigas principales armadas y secundarias formadas por IPE. En el nivel superior se optó por un sistema novedoso en España conocido como “slim floor” en el que las vigas metálicas con sección cajón quedan embebidas en la losa gracias a que su ala inferior permite el apoyo de los elementos que conforman el forjado. En las calles interiores, debido a la importante presencia de huecos e instalaciones, se proyectó una losa de hormigón armado.