(Español) Hotel La Lanera

(Español) Valencia, 2004

Ficha técnica

(Español) Propiedad(Español) Ayuntamiento de Valencia
(Español) Proyecto constructivo y asistencia técnica(Español) Cesma Ingenieros
(Español) Constructora(Español) UTE Tiferca - Romymar
(Español) Arquitectura(Español) Áreas Ingeniería y Arquitectura
(Español) Superficie total(Español) 25.000 m²
(Español) Tipo de cimentación(Español) Directa
(Español) Luz máxima(Español) 9 m
(Español) Espesor losa de cimentación(Español) 0,40 m
(Español) Espesor forjado de planta baja(Español) 0,38 m
(Español) Espesor forjados de plantas 1ª, 2ª y cubierta(Español) 0,35 m

(Español)

La rehabilitación del edificio de “La Lanera” para uso de hotel de 5 estrellas G.L. se realizó aprovechando la fachada existente y demoliendo toda la estructura interior. Los forjados de planta baja y sótano tienen forma de hexágono irregular inscrito en un cuadrado de 90 m de lado, mientras que las tres plantas restantes sobre rasante son anillos de bordes hexagonales inscritos en el perímetro de las plantas inferiores.

La cimentación del edificio, debido a la baja capacidad portante del terreno, se resuelve mediante una losa de hormigón armado ejecutada in situ, siendo el resto de forjados losas macizas de hormigón armado de distintos espesores en función de las cargas solicitantes, que se apoyan en pilares y muros interiores  dispuestos según una cuadrícula. Los forjados de las plantas inferiores se usan como arriostramiento para la contención de los empujes sobre las pantallas mientras que los forjados superiores sirven de sujeción a la antigua fachada de fábrica, siendo necesaria por tanto la eliminación de juntas de dilatación en toda la altura del edificio. Estructuralmente se distinguen dos zonas singulares. En primer lugar, para disponer de salones amplios en la planta baja, se apearon dos pilares por alineación mediante vigas descolgadas postesadas de 0,9 m de canto. Por otro lado; la ejecución del acceso al aparcamiento obligó al apeo provisional de la fachada sobre una estructura auxiliar metálica, que a su vez apoyaba en las pantallas interiores y en cuatro grupos de seis micropilotes cada uno que, una vez ejecutada la excavación del sótano, se hormigonaron para constituir los apoyos definitivos de la fachada. La fachada se reforzó puntualmente en la zona de apoyo de los micropilotes.